ECONOMÍA CIRCULAR

Nuestro producto y nuestro Grupo, ejemplos de Economía Circular

El concepto de economía circular, en sí mismo, se encuentra implícito en las propiedades del acero inoxidable: puede ser reciclado sin merma de calidad alguna cuantas veces sea necesario y después de haber cumplido su función en cualquier aplicación.

 

El acero inoxidable es uno de los productos rentables conocidos cuyo ciclo de vida responde mejor a las cuatro ‘R’ sobre las que se asienta el concepto de economía circular: reducir, reusar, remanufacturar y reciclar.

En Acerinox, la economía circular engloba todas las fases del ciclo de fabricación del producto desde la adquisición de las materias primas hasta su posterior procesado, distribución, venta y recogida de materiales para su reutilización. Se trata de un ciclo intrínseco a los procesos productivos de nuestras fábricas y por eso se firmó en 2017 el Pacto por la Economía Circular, junto al resto de compañías del sector, en un acuerdo que supone mantener el valor de los productos, materiales y recursos dentro de la economía durante el mayor tiempo posible, reduciendo al mínimo la generación de residuos.

Dentro de las principales aplicaciones del acero inoxidable (edificación e infraestructuras, medios de transporte, maquinaria industrial, electrodomésticos y artículos metálicos) hasta el 95% de este metal (y no menos del 80%), según el sector, se recoge para su reciclado en forma de chatarra.

 

Acerinox, por tanto, se convierte en uno de los mayores recicladores de chatarra de las zonas en las que opera. Valga como ejemplo que la planta de Acerinox Europa es uno de los mayores centros de reciclaje de chatarra del continente ya que es el mayor reciclador del país y España es líder en este aspecto dentro de Europa, según la Asociación de Productores Europeos de Acero para Embalaje).

 

A medida que aumenta el porcentaje de reciclaje, y de reutilización, se reducen las toneladas de gases de efecto invernadero, por lo que el uso de acero inoxidable va inexorablemente unido con un mayor cuidado de la atmósfera, más aún a escala industrial. Además, puede presumir de ser un material idóneo para luchar contra la cultura de usar y tirar – y la correspondiente fabricación de productos de mayor valor añadido- puesto que ofrece una mayor durabilidad que otros materiales y sus propiedades responden a las más altas cotas de exigencia.

 

De manera que las bobinas, flejes, barras…. de acero inoxidable producidas en nuestras fábricas, y que se convierten en coches, edificios, cuberterías, aviones, puentes o electrodomésticos, terminan volviendo a nuestras plantas en forma de chatarra para ser refundidos y vueltos a emplear en un ciclo circular que podría ser infinito (por las cualidades del producto).  Al final del proceso, un objeto de acero inoxidable vuelve a tener en su composición un índice de contenido reciclado del 91%.

 

Un uso eficiente de recursos y el impulso de iniciativas que contribuyan a una economía circular supone un aspecto clave para que el Grupo siga creciendo de manera sostenible y responsable.

 

El concepto de economía circular, en sí mismo, se encuentra implícito en las propiedades del acero inoxidable: puede ser reciclado sin merma de calidad cuantas veces sea necesario y después de haber cumplido su función en cualquier aplicación, con una vida útil ilimitada en condiciones óptimas. Por sus propiedades, este material es un excelente ejemplo de reciclabilidad y recuperabilidad, clave para contribuir a un desarrollo sostenible. Su ciclo de vida ofrece, por tanto, múltiples oportunidades de contribuir, en cada una de ellas, a la protección y mejora del medioambiente.

La economía circular, en el Core Business de Acerinox

ECONOMÍA CIRCULAR
USO SOSTENIBLE

Case Study: “Proyecto Envase”

En Acerinox Europa, durante 2019 se ha implantado un proyecto de eliminación de productos plásticos de un solo uso, y para ello, se desarrolló una campaña de eliminación de este tipo de productos.

Esta se enfocó en diversas medidas, como eliminar las botellas de plástico de los trabajadores mediante la entrega a los trabajadores de botellas de acero inoxidable, 100% reciclable y de uso ilimitado.

Paralelamente, Acerinox Europa se comprometió a garantizar una recogida selectiva de los residuos plásticos y de otros tipos, dotando para ello a la factoría de los medios suficientes para una correcta segregación, concretamente, estableciendo puntos limpios a lo largo de la zona operativa de fábrica para residuos plásticos, restos orgánicos, EPI´s, papel y cartón…

Adicionalmente, se realizó una campaña de concienciación y sensibilización ambiental mediante carteles de sostenibilidad, con el fin de involucrar a los empleados en la iniciativa y promover de este modo su compromiso y participación. Además, también se impartió formación sobre la correcta separación de residuos y buenas prácticas ambientales en los cursos de formación inicial para todos los trabajadores de nueva incorporación, junto con su evaluación de riesgos y formación sobre eficiencia energética.

© 2020 Acerinox

  • Twitter
  • LinkedIn - Grey Circle