Carta del Presidente Honorífico

Queridos amigos: 

 

 

La pandemia del Covid-19 nos impide conmemorar como se merece el 50 aniversario de la constitución de Acerinox. En el recuerdo de los veteranos permanece aún viva la celebración de sus 25 años, que contó con la presencia en la factoría de los Barrios del entonces Príncipe Felipe y de los ingenieros japoneses que trabajaron con nosotros en la primera andadura de nuestra Sociedad.

 

No obstante, en una fecha tan significativa no puedo dejar de felicitar a los 8.494 empleados actuales del grupo Acerinox, sin olvidar a los jubilados. Entre todos hemos hecho posible que, a excepción de Columbus, sólo con crecimiento orgánico Acerinox ocupara en 2007 el primer puesto en el ranking mundial de productores de acero inoxidable. Todavía hoy, después de la explosión asiática y con la reciente adquisición de VDM, se encuentra entre los cinco primeros.

 

No puedo olvidar tampoco a quienes ya no están entre nosotros. En primer lugar, a nuestro primer presidente, José María Aguirre Gonzalo, sin cuya visión y coraje hoy no existiría Acerinox: ningún otro grupo financiero español como el que él encabezaba se atrevió a invertir en siderurgia a finales de los años sesenta. Tampoco a José Luis Lejeune, quien dirigió la construcción y primeros años de operación de las factorías del Campo de Gibraltar y de Kentucky; Rafael Naranjo, que me sustituyó en 2007 como primer ejecutivo del grupo; Manuel López, primer director financiero, entre otros. Ni a los japoneses Kishimoto, Mori, Nabecho y Araki, claves en la construcción de la primera fase de nuestra fábrica barreña.

 

Aprovecho la ocasión para destacar, entre los pioneros con los que sigo recordando con nostalgia aquellos tiempos, a dos personas: mi adjunto y reconocido japonólogo Federico Lanzaco, y David Herrero, quien se incorporó pocos años más tarde como secretario general. Herrero fue también presidente del Consejo de Northamerican Stainless (NAS), considerada dentro de nuestro sector como la fábrica de acero inoxidable mejor y más completa del mundo. En su diseño se vertió toda la experiencia y buen hacer de las fábricas de productos planos de Palmones y de largos de Roldán S.A., en Ponferrada.

 

Acerinox se debe sentir orgullosa de haber superado en estos 50 años -sin subvención, ni procesos de reconversión o de fusión, pretendientes nunca le faltaron- circunstancias muy adversas para la siderurgia. Como el ingreso de España en la Comunidad Europea al comienzo de su actividad, cuando entró en competencia con fabricantes de gran experiencia establecidos en sus mercados desde hacía muchos años, así como las dos crisis del petróleo o, ya en el siglo XXI, la gran crisis financiera de 2008.

 

Todo ello se consiguió por el trabajo y tesón del personal, la mayor parte del cual no ha conocido otra empresa que Acerinox. En la actualidad algunos ocupáis puestos tan claves como el de Bernardo Velázquez, consejero delegado del grupo; Antonio Moreno, director de Acerinox Europa; Cristóbal Fuentes, presidente de NAS, o Miguel Ferrandis, director financiero.

 

Deseo, por el bien de todos, que acabe pronto la pandemia y se recupere la economía mundial, así como que trabajéis estrechamente con la Empresa para que pueda prosperar y conservar su independencia otros 50 años más. Y, en lo personal, todo lo mejor para vosotros y vuestras familias.

 

Victoriano Muñoz Cava

Presidente de Honor de Acerinox

© 2020 Acerinox

  • Twitter
  • LinkedIn - Grey Circle